Un post desde Overblog

Publicado en por Mª José Castillo

Perdonar

Perdonar

Dice el Dr. a Everett Worthington que “Las personas con resentimiento mueren antes”

Su método REACH, se basa en 4 premisas fundamentales:

  • R de recordar el daño que te han causado de una forma más generosa
  • E de empatía, intentar comprender por qué el otro ha hecho lo que ha hecho, bajo qué presión y cuál es mi responsabilidad.
  • A de altruismo, te doy el regalo del perdón de forma desinteresada.
  • C de comprometerse con el perdón
  • H (hoid) Aferrarse a él, es decir que ante situaciones parecidas no se renueve el mismo sentimiento que nos produjo el daño. (yo lo traduciría con la H de hacer, en este caso, hacer todas las cosas nuevas).

Si consigues perdonar, tu emoción cambiará. Si no eres capaz de perdonar, surge el resentimiento que nos afecta a nuestra propia salud.

El resentimiento, eleva el riesgo de infarto y debilita el sistema inmunitario, eleva los niveles de cortisol provocando daños en el cerebro, afecta a las funciones digestivas, sexuales y respiratorias, provoca depresión, ansiedad y rabia. Estadísticamente las personas con resentimiento mueren antes.

Perdonar, no significa olvidar. Para sanar el perdón, hay que cambiar la emoción, y eso solo ocurre cuando somos capaces de comprender las motivaciones del otro.

Sentir remordimiento por el daño causado forma parte del proceso de curación, pero no podemos alargarlo en el tiempo indefinidamente, debe servirnos para comprender. La culpa no nos ayuda a cambiar sino que se convierte en una sentencia indefinida que no nos deja avanzar

No se trata sólo de perdonar a los demás, sino también a nosotros mismos, y esto, es todavía más difícil, ya que como jueces somos implacables con nosotros mismos.

Para empezar a perdonarnos a nosotros mismos empecemos a

  • Reconocer la verdad.
  • Asumir la responsabilidad de nuestros actos
  • Aprender de la experiencia reconociendo los sentimientos más profundos qué la motivaron
  • Abrirnos el corazón y escucharnos
  • Cicatrizar las heridas emocionales
  • Afirmar nuestra inocencia.

Perdonarse requiere aprender a amarnos y aceptarnos tal y como somos, con nuestros defectos y nuestras virtudes, eliminando de nuestras vidas la vergüenza, la culpa y la autocrítica, requiere sinceridad, valor y compasión ante la verdad de nuestros actos.

Comentar este post