A PEDIR, TAMBIÉN SE APRENDE

Publicado en por MJ Castle

pedir.jpg

La desconfianza, nos aparta de vivencias y conocimientos nuevos.

Hay que perder el miedo a enfrentarse con uno mismo, siendo comprensivos con nuestros defectos y también conocedores, si las hay, de nuestras virtudes.

Cuanto más condescendientes somos con nosotros mismos, más tolerante seremos también con las debilidades de los demás.

A medida que uno avanza, acostumbra a encontrarse con obstáculos imprevistos, que no sólo fuerzan a cambiar de dirección, sino que muchas veces obligan a cuestionarte si tiene algún sentido seguir.

Es aquí donde aparece la tentación vestida de dudas.

Existe un maravilloso abanico de posibilidades sólo hay que decidir cuál escoger.

 

   

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post