TAL COMO ERES

Publicado en por MJ Castle

 

    Caras

                 En ocasiones, nos empeñamos en que las personas cambien. Cambien sus ilusiones, creencias, sueños, manera de pensar, forma de ser, esperamos que piensen, actúen y vivan según nuestra propia visión, con la mejor de las intenciones, pero en definitiva forzando el cambio.

                Puede ser nuestra pareja, un amigo o familiar y pueden pasar años sin que nos demos por vencidos.

             Es una lucha totalmente inútil que no nos pertenece, porque nadie conoce qué es lo mejor para los demás, porque lo que pensamos es bueno para nosotros, quizás no sea el camino de aprendizaje del otro.

              Detrás de la intención de ayudar el consejo se cubre de egoismo casi siempre por desconocimiento.

                Si nos paramos a pensar, con el corazón en la mano ¿realmente queremos que alguien cambie y se convierta un poco más en nosotros?

¿Tan seguros estamos de ser un ejemplo a seguir? y después de un tiempo ¿realmente seguiríamos enamorados? nos reiríamos de las mismas cosas? seguiriamos admirando los mismos actos?  Seguramente, con el cambio, tampoco nos sentiríamos satisfechos.

                        Cada uno debe experimentar sus propias experiencias. Todas, son válidas. Aunque no las comprendamos. Si conseguimos superar los obstáculos, contratiempos, incluso alguna que otra zancadilla, significará que vamos en la dirección adecuada, que estamos creciendo.

              La gran mayoría, afirma que en algunos aspectos de sus vidas es como si ciertas circunstancias se repitieran una y otra vez, y no consiguieran avanzar.

    Cuando siempre se tienen el mismo tipo de problemas en el trabajo, con las relaciones familiares, o el dinero, la amistad, el amor…

              Debemos comprender que los contratiempos y pesares con los que nos encontramos ahora, son sólo señales que la vida lleva enviándonos desde hace tiempo, al principio, de forma muy sutil, luego, poco a poco, de manera más dura.

En este punto recapacitar, porque ya es hora de aprender porque está en nuestras manos el hacerlo.

 

 

 

Etiquetado en Reflexiones

Comentar este post